Filosofía

FILOSOFÍA INSTITUCIONAL

La filosofía del instituto Victegui está constituida por los principios que guían y dan sentido a nuestra vida institucional. Expresa razón de ser, nuestros valores , nuestras convicciones y nuestro esfuerzo para contribuir, a través de la educación, al engrandecimiento de Venezuela. Como venezolanos, procuramos el bienestar del país y estamos conscientes del gran potencial de sus hombres para administrar sus recursos, su cultura y su voluntad de progreso. Sabemos que para incidir en su desarrollo, tenemos que hacerlo en el de las personas; nuestros educandos, nuestros maestros, nuestra comunidad institucional en general. Entendemos que una educación capaz de hacer emerger las mejores cualidades y capacidades del hombre, debe sustentarse en sólidas bases científicas, tecnológicas y humanísticas. Creemos en el valor de la ciencia como generadora de innovación y progresos; de la tecnología, que vincula el avance científico con la planta productiva y la sociedad y del humanismo, que define, fortalece y dignifica nuestra condición de seres humanos.
Concebimos al mundo como un conjunto de naciones que interactúan en un contexto de convivencia, respeto y derecho para el manejo de conflictos inexorables. Naciones que comparten un medio ambiente cuyo uso debe ser armónico, racional, responsable y cuidadoso, ya que significa la base material que sustenta la riqueza de la humanidad y nuestro legado a las nuevas generaciones. Vivimos en un mundo global e interdependiente, en el que la complementariedad constituye el factor insustituible, para el desenvolvimiento de las capacidades productivas y para el avance de las sociedades.
Concebimos al Estado Moderno como una organización donde la división de poderes alienta el progreso de la sociedad y cuya legitimidad descansa en la democracia. La democracia constituye el proceso esencial para avanzar en el desarrollo social y económico y afianzar nuestros valores de libertad y equidad…
Concebimos a la sociedad como un conjunto de individuos, familias, empresas e instituciones, que persiguen la superación de sus objetivos para lograr el bien común. El ser humano es por naturaleza un ser trascendente y social, que para vivir en forma armónica debe sujetarse a normas y códigos de conducta. Entendemos que el estado de derecho es el marco en el que deben conciliarse sus expectativas personales con sus obligaciones de convivencia. Concebimos a la familia como el núcleo que da orden y sentido a la sociedad; y a la empresa, como el elemento que promueve la generación de valor agregado, empleo y bienestar, e interrelaciona a la familia con el trabajo y la economía. El avance de la humanidad se sustenta en el desenvolvimiento armónico de ambas instituciones.
Concebimos el desarrollo del país como un proceso en el que hombres y mujeres se desempeñan en un marco de respeto a su patrimonio cultural, a la naturaleza y al imperativo de lograr un crecimiento sostenido y sustentable.
Concebimos a la educación como el medio por excelencia para la transformación positiva de los seres humanos y para fortalecer su capacidad y su actitud de servicio a la sociedad. Para el Instituto Victegui, la educación no es solo un satisfactor de alto valor social sino también el principal promotor del desarrollo. Al educar, estamos formando capital humano, el cual constituye la más preciada Riqueza de las Naciones. El capital humano es el conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores de los hombres y mujeres, que trabajan, que generan riqueza humana y material, y con ello, hacen prosperar a la sociedad en su conjunto. La educación es nuestro instrumento para formar una generación en el valor de las grandes causas del país; para realizarnos como personas y como comunidad institucional; para identificarnos con la sociedad y trabajar en su beneficio. A través de la educación promovemos en nuestros estudiantes el valor de la libertad, en un contexto de conciencia y responsabilidad.
Cuanto más educado sea un individuo, mayor capacidad tendrá para conocer y entender la vida y la sociedad.
Si bien la educación permite afianzar la libertad de los individuos, también los hace más conscientes y respetuosos de la libertad de los demás y de la existencia de normas que concilian las libertades de los individuos de la sociedad. A través de la educación, lograremos una sociedad más justa, en la que mayor número de venezolanos tengan acceso a una formación apropiada. Sabemos que la educación es un factor que incide de manera relevante en una mejor distribución del ingreso. Por ello, nos esforzamos en que nuestros estudiantes alcancen altos niveles de preparación institucional.
El desarrollo económico se explica, fundamentalmente, por los conocimientos y por la productividad de los mismos, a través de la capacidad tecnológica y empresarial mediante la cual la sociedad produce bienes y servicios. A través de la educación promovemos en nuestros estudiantes una actitud favorable hacia la eficiencia que les sea útil en su desarrollo personal y en su vida dentro de la comunidad. Entendemos la eficiencia como el aprovechamiento cabal de los recursos a nuestro alcance en beneficio propio de la sociedad en general.
Cada estudiante que ingresa a nuestro Instituto representa una nueva oportunidad de contribuir a formar un individuo capaz de desempeñarse con éxito en la vida. Por ello, el principal compromiso del Instituto Victegui es la educación de sus estudiantes. Queremos que a su paso por nuestra Institución obtenga un alto valor agregado para desarrollarse como personas y como estudiosos. Propugnamos que ese valor agregado sea perceptible para los propios estudiantes y constituya la medida y la forma en que la sociedad nos distinga. Reconocemos y respetamos la individualidad de nuestros educandos, sabemos que cada uno de ellos es distinto y que ingresa a nuestra Institución con un conjunto de principios y actitudes aprendidas de su familia y del contexto en que se desenvuelve.
La responsabilidad, la honestidad, el respeto, la solidaridad, la perseverancia; el sentido del bien común, de la fraternidad, de la amistad, de la humildad, el culto por el trabajo, la puntualidad, la consideración al tiempo y al derecho ajeno, los sentimientos de bondad y compresión; a fe, la generosidad y la auténtica alegría del corazón, constituya los valores superiores en que creemos y en los que basamos nuestra actuación, esperando que contribuyan a enriquecer el desarrollo integral.
Dedicamos nuestro esfuerzo a lograr que nuestros estudiantes asuman libremente su responsabilidad ante la sociedad de progresar para crear riqueza humana y material, y que encuentren en la productividad el camino para lograrlo.
Progresar es ser más productivos; ser más productivos implica generar excedentes para que otros puedan tener mejores oportunidades; ser más productivos es ampliar nuestra capacidad de servir; ser más productivos representa auto realizarnos y armonizar los afanes individuales con el bien común. Formamos estudiantes dispuestos a no dejar nunca de aprender, a convertir el estudio en un hábito que les permita triunfar en la vida por encima de los obstáculos y tropiezos. Ya que los conocimientos se vuelven obsoletos en lapsos cada vez más cortos debido a los acelerados procesos de cambio tecnológico e investigación científica, el aprendizaje permanente es fundamental para actualizarnos y renovarlos.
El aprendizaje permanente es un hábito y una actitud que constituye la base más sólida de nuestra condición de seres humanos. Significa no cejar en el propósito de aprender durante toda la vida. Promovemos que nuestros estudiantes y nuestra comunidad institucional en general, se desarrollen dentro de una cultura del esfuerzo y la perseverancia. La cultura del esfuerzo y de la excelencia constituye la norma de actuación que distingue a nuestra comunidad Institucional. Consideramos que el esfuerzo, en un contexto de trabajo, laboriosidad y superación, es en sí mismo un aprendizaje y una actitud, y si logramos que nuestros estudiantes lo conviertan en un hábito, que represente para ellos uno de los elementos más importantes en su formación como seres humanos y como individuos capacitados.
Nos dedicamos a formar gente que se apegue a la más estricta ética institucional; dotada de liderazgo y deseos de triunfo; gente que estudie y se esfuerce para mejorar; gente que sea capaz de enfrentar y superar obstáculos; gente que nunca deje de luchar e imponerse retos; Venezolanos de excepción, GENTE VICTEGUI.
Somos una comunidad institucional vigorosa y entusiasta, con aspiraciones genuinas de progreso y superación; formamos parte de ella en ejercicio de nuestra autonomía y libertad de decisión.
Promovemos una educación que conjuga “HUMANIDADES, CIENCIA, TECNOLOGÍA E INSTITUCIONALIDAD”,  con el indiscutido aval de la capacidad humana; “FUERZA INSUPERABLE DE PROGRESO, CONSIENTES DE QUE EL TIEMPO, LA EDUCACIÓN Y LA CULTURA NO TIENEN REEMPLAZO”.